El alto Rin, a caballo entre Suiza y Alemania (en autocaravana) Parte I

Os cuento nuestro recorrido por el curso alto del Rin, a caballo entre las fronteras de Suiza y Alemania; una zona llena de poblaciones pintorescas, hermosos paisajes y donde contemplar una de las cataratas más importantes de Europa.
Este recorrido de cinco días comienza en  Stein am Rhein en Suiza y finaliza en la isla de Reichenau en Alemania.
En este primer post me centraré en la zona Suiza. Es importante tener en cuenta que en este país las autopistas son de pago y es necesario comprar una viñeta para circular por ellas; si como nosotros vais a hacer recorridos muy cortos y queréis ahorraros el pago, recordad moveros siempre por carretera.

Día 1
Nuestra primera visita comienza con un día bastante lluvioso, lo que por desgracia hace que las fotos desmerezcan un poco, pero creedme que Stein am Rhein es una de las poblaciones más bonitas que podéis visitar a orillas del Rin.
Este pequeño pueblo de menos de 4000 habitantes, cuyo nombre significa literalmente piedra al borde del Rin, destaca especialmente por sus fachadas decoradas con frescos y sus balcones cerrados.
Así como por sus edificios de vigas entramadas, tan típicos de la arquitectura de centroeuropea.
Su pequeño tamaño hace de la visita un paseo muy agradable, en una hora se puede recorrer completamente, aunque nosotros le dedicamos bastante más, fascinados por las historias que contaban sus artísticas fachadas. La más destacada de ellas la que representa la anécdota entre Alejandro Magno y el filósofo Diógenes, en la que el famoso rey le dice al filósofo que puede pedirle lo que quiera y este le responde que quiere que se aparate porque le tapa el sol.
La torre de las brujas (Hexenturm) levantada en el s. XIV y utilizada como cárcel hasta 1800, sirve de acceso principal a la población.

El pueblo se encuentra al borde de una colina coronada por el castillo  Hohenklingen, que data de 1200 y que en la actualidad alberga un restaurante para grandes eventos.
Nosotros pernoctamos en un parking de tierra que hay a unos 300 metros de la entrada del pueblo,  con unas estupendas vistas del Rin por un lado y el castillo por el otro. La dirección es Hemishoferstraße 7 (N 47°39'45'' E8°51'15'') Desde las 18:00 hasta las 10:00 es gratuito y el resto del tiempo cuesta 1 CHF la hora, así que el máximo son 8 CHF al día y la noche se puede pasar gratis sin necesidad de madrugar. El ticket se saca en parquímetro y se puede pagar con euros. Nosotros no cambiamos dinero en ningún momento, los 3 días que estuvimos en Suiza pudimos pagar siempre con euros que aunque valen un poco más que los francos suizos, para pocos días se compensa con la comisión que se perdería al cambiar.

Día 2
Nos dirigimos a las Cataratas del Rin (Rheinfalls), el salto de agua más grande de Europa central con 150 m de anchura y 23 m de altura.
Las cataratas se encuentran en Suiza entre las poblaciones de Neuhausen y Laufen-Uhwiesen; ambos lados ofrecen espectaculares  vistas del torrente de agua. Desde el lado de Neuhausen (donde está tomada la foto que aparece sobre estas líneas) se alcanza el embarcadero, así como un aparcamiento de pago de grandes dimensiones. En el otro lado está el castillo de Laufen y unas plataformas de observación (ambos sitios se ven en la foto superior). Allí el parking es mucho más pequeño pero gratuito. Nosotros llegamos temprano por lo que había sitio de sobra y ahí mismo pernoctamos junto con otras 6 u 8 ACs que fueron llegando; el lugar es muy tranquilo y bastante llano. Coordenadas: N47°40'32" E8°36'57". Aquí os dejo un plano donde he marcado ambos aparcamientos, así como el embarcadero y las cataratas.
Lo primero que hacemos es dirigirnos hacia el castillo de Laufen para acceder a los miradores, pero estos son de pago y como tenemos intención de coger el barco que lleva hasta mitad de las cataratas (que ya es bastante caro) decidimos prescindir de esta parte.
Nos dirigimos hacia el puente del ferrocarril para cruzar al otro lado del río.
Desde el puente y desde los miradores de Neuhausen las vistas también son espectaculares aunque no estés tan cerca de la caída de agua. Una vez cruzado el puente giramos a la izquierda en dirección al embarcadero, un poco antes nos topamos con el quiosco de los tickets.
Existen varias opciones posibles, pero solo la "Rock experience o Felsenfahrt" te lleva hasta la roca que hay en el centro de las cataratas.
El precio es de 20 CHF adultos y 15 niños hasta los 16 años. Si queréis consultar otras posibilidades podéis hacerlo en la web oficial, pinchando aquí.

Cada 30 minutos el barco se acerca hasta la base de la roca; tras desembarcar el pasaje, se marcha y media hora después regresa con nueva gente y recoge a los que están del barco anterior. Durante ese tiempo se aprovecha para subir las empinadas escaleras metálicas que llevan hasta lo alto y disfrutar del espectáculo de las cataratas desde su mismo centro.
Además de ver las cataratas queríamos hacer algo de senderismo, de modo que tras regresar al embarcadero, en lugar de volver por donde habíamos venido continuamos avanzando por la orilla del Rin hasta un puente que sale de Nohl-Neuhausen a aproximadamente 1 km. 
Tras cruzarlo comenzamos regresando por la otra orilla para ascender poco a poco hasta llegar de nuevo al castillo de Laufen. Aprovechamos que estamos junto a nuestra casita para comer y después nos dirigimos de nuevo a la orilla del río para avanzar esta vez en dirección contraria, pero el camino está cortado por desprendimientos y tenemos que alejarnos ascendiendo por la colina. Unos kilómetros más adelante descendemos y alcanzamos el puente de Flurlingersteg en Neuhausen y tras cruzarlo vamos regresando por la orilla fluvial hasta alcanzar de nuevo el puente del ferrocarril por el que atravesamos hacia Laufen.
Una vuelta circular de aproximadamente 9 km (si se hace todo el rato por la orilla serán unos 7) bastante sencilla y que permite disfrutar del entorno y del sonido del agua. 

Día 3
A tan solo 7 km siguiendo a orillas del Rin está la hermosa localidad de Schaffhausen (Escafusa en español) donde pasaremos nuestro tercer día.
Utilizamos el aparcamiento más cercano a la fortaleza que hay en lo alto de la ciudad; la dirección es Munotstraße 50 (N47°41'9" E8°38'1") Cuesta 50 céntimos la hora y acepta euros (aunque no lo pone en las instrucciones del parquímetro), los sábados a partir de las 16:00 y los domingos es gratuito. Está a pocos metros de la fortaleza de Munot, uno de los edificios más destacables de la ciudad.
Esta fortaleza se construyo entre los años 1564 y 1589 con fines defensivos y de vigilancia. Es circular y está rodeada por un foso en el que hoy en día se pueden contemplar ciervos.
Al entrar (el acceso es libre) encontramos un espacio diáfano con grandes columnas que sostienen el techo abovedado.
Por un lateral se accede a una rampa circular que lleva hasta la azotea.

Desde lo alto hay unas fantásticas vistas de la ciudad y de la torre de la fortaleza.














Desde la fortaleza bajamos al casco antiguo de la ciudad por una escalera que se abre camino entre los viñedos que rodean el emplazamiento.
Otra de los puntos fuertes de Schaffhausen son sus fachadas decoradas con pinturas, como ocurría en Stein am Rhein.
También destacan algunas torres y un par de fuentes policromadas que lucían preciosas rodeadas de flores.
 












Nuestra idea inicial era hacer noche aquí (el parking parecía tranquilo), pero como tenemos tiempo decidimos ir hasta un área para autocaravanas que hay en Singen (ya en Alemania) que pilla a mitad de camino de nuestro siguiente destino. 
El área, situado junto a un parque a las afueras de la pequeña ciudad (los españoles lo llamaríamos pueblo), es un terreno de tierra inmenso que sirve también como aparcamiento de coches. Posee una zona acondicionada para vaciar el poti y las aguas grises y cargar agua. También dispone de conexiones a la corriente eléctrica. Todo es gratuito salvo la electricidad. En esta área pasamos una noche muy tranquila junto a otras 15 o 20 ACs. Además se puede llegar en pocos minutos al centro de la población dando un agradable paseo y allí se dispone de todo tipo de comercios y restaurantes.
La dirección del área es Schaffhausenstraße 43 (Singen) N47°45'34" E8°49'41".

En la segunda parte del relato os hablo de la ciudad de Constanza, situada al borde del lago del mismo nombre por el que atraviese el Rin desde su nacimiento en los Alpes y de la isla de Reichenau que posee un conjunto de iglesias que son patrimonio de la humanidad UNESCO. Seguir leyendo...
--------------------

Si te gustan las cataratas aquí te dejo nuestra experiencia en las del Niágara.

2 comentarios:

  1. Por Dios que lugar más Maravilloso, que artículo tan cuidado y tan fantástico...bueno,como todos los que haces. Una maravilla, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus comentarios y por seguir el blog. El sitio en efecto es maravilloso, nosotros es la segunda vez que vamos y no deja de sorprendernos.

      Eliminar