La torre del Diablo - Devils Tower (Viaje por el Noroeste de los EEUU V)

Si has visto la película Encuentros en la tercera fase (Spielberg, 1977) seguro que te suena esta espectacular formación de basalto.

Se trata de la Devils Tower en Wyoming  y fue el primer lugar declarado monumento nacional en Estados Unidos, en 1906 por el presidente Theodor Roosevelt.
Su enclave sobre una colina  de las Black Hills (colinas negras) y en un paraje completamente despejado, así como sus 265 m de altura, hacen que se divise desde muchos kilómetros de distancia, por lo que el acercamiento por carretera resulta emocionante.
Ya a sus pies te das cuenta de que este es uno de esos lugares que es mucho más impactante in situ que en cualquier fotografía. 
La torre del diablo, como toda formación basáltica, es de origen volcánico.
Tal como relata el folleto que te dan al entrar a este área protegida, hace unos 50 millones de años el magma del volcán se solidifico en su interior y millones de años de erosión del terreno a su alrededor dejaron al descubierto la roca basáltica, demasiado resistente para verse afectada por dicha erosión.
Cuando el enfriamiento del magma se produce en el interior del volcán el basalto originado suele tener forma de columnas poligonales, generalmente hexagonales. Y este fenómeno se puede apreciar muy bien al acercarse a las paredes de la Devils Tower.

Estas columnas basálticas poseen un tamaño espectacular como se puede ver en esta foto en la que una escaladora está descendiendo por una de ellas.
Para poder apreciar este monumento de la naturaleza en toda su magnitud existen varias rutas de senderismo que parten de la zona de aparcamientos; allí está situado también el centro de visitantes. Además hay fuentes donde rellenar las botellas de agua para la caminata, que sin duda te vendrán muy bien si, como a nosotros, te hace una temperatura de casi 40°C.
Existen dos rutas principales que rodean por completo la torre.
La más corta, llamada Tower trail va cerca de la base y tiene una longitud de 2 km.

Está totalmente asfaltada por lo que no supone ninguna dificultad especial.
Este recorrido es ideal para ver la torre de cerca desde todos sus ángulos, y alguna que otra formación curiosa.
La larga, denominada Red beds trail,   también rodea la torre pero bastante más alejada.
Tiene una longitud de 4.5 km y es de tierra con algunas zonas rocosas por lo que es aconsejable llevar un buen calzado. Aunque es corta puede resultar un poco agotadora ya que baja bastante y después toca subir de nuevo, pero es bastante sencilla; aún así solo nos encontramos con otros dos grupitos por el camino, no como la corta que estaba llena de gente.
En este recorrido largo habrá tramos en los que la torre se pierde de vista, pero a cambio se puede disfrutar de unas hermosas vistas de la llanura y del terreno rojizo que da nombre al camino.

Para nosotros lo peor fue el calor que hacía, lo bueno es que durante bastante rato vas entre pinares. 
Yo personalmente recomiendo hacer ambos senderos si se quiere apreciar bien el paisaje.
La hora de comer puede ser una excelente excusa para hacer un pequeño descanso a la sombra de los pinos  y rememorar las leyendas que envuelven este asombroso lugar. Una de ellas, la más famosa, es la de los indios Kiowa que consideran a este lugar sagrado. 
Cuenta la leyenda que siete hermanas y su hermano estaban jugando cuando de pronto el chico se trasformó en un gigantesco oso que comenzó a perseguirlas. Ellas aterrorizadas huyeron hasta llegar al tocón de un gran árbol que les habló, ofreciéndolas que se subieran a él para ponerse a salvo.
Al hacerlo el tocón comenzó a elevarse hacia el cielo donde dejó a las niñas sanas y salvas, ahora podemos divisarlas allí  (haciendo referencia al cúmulo de estrellas conocido como Pléyades o siete hermanas) El oso, en su intento por alcanzarlas, arañó con sus garras la corteza del árbol que quedó marcada para siempre.
Seguir viaje por el Monte Rushmore.

4 comentarios:

  1. ¡Guau!
    Enhorabuena por la entrada. Las fotografías son una pasada, pero el texto invita aún más a visitar el lugar.
    ¡Por supuesto que he visto "Encuentros en la Tercera Fase"! ¡Aún no he olvidado al protagonista realizando una escultura de la Torre del Diablo con el puré de paratas! Por eso quizás entré en vuestro blog...
    Enhorabuena por la entrada, os seguiré visitando a menudo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Macarena. Otro abrazo para ti :)

      Eliminar
  2. no me creo que sea de origen volcanico,,,entiendo mucho de volcanes y eso no lo hacen los volcanes,,,he visto otros parecidos,,mas parecen arboles de otros tiempos,,estructura exagonal,,como los panales de abeja,las flores,moluscos,gotas de agua conjeladas ,todo exagonal y pentaexagonal asi trabaja la naturaleza,.un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un hecho científico (no mi opinión) que el basalto es una roca de origen volcánico y es bastante frecuente (no ocurre solo en Devils Tower) que cristalice en forma de columnas hexagonales.

      Eliminar