Garmisch Partenkirchen, lago Eibsee y desfiladeros Partnachklamm y Leutaschklamm (Alemania)

Muy cerca de la frontera con Austria, a una hora en coche de Múnich, y flanqueada por los Alpes, se encuentra la hermosa Garmisch Partenkirchen.
Su nombre te sonará probablemente, porque cada 1 de enero  se celebra una importante competición de saltos de esquí; sin duda el segundo acontecimiento internacional más destacado de ese día, tras el famoso concierto de año nuevo de la filarmónica de Viena.
Los saltos de esquí, pero sin nieve
Se trata de una pequeña localidad de casas de montaña con algunas de las fachadas pintadas, algo típico de muchos pueblos y pequeñas ciudades alemanas.

Es también donde nació el escritor Michel Ende, autor de la historia interminable y Momo. Aunque hasta donde yo sé, este aspecto no se ve reflejado por ningún sitio.
Paseando por sus calles puedes encontrar detalles como estos troncos tallados con formas humanas, son algo bastante típico de la zona.


Y si te acercas en invierno, puede que haga mucho frío y/o que este todo nevado. Así nos encontramos nosotros las fuentes la primera vez que fuimos allí de visita: congeladas. Eso fue a las pocas semanas de venirnos a vivir a Alemania, en el 2012. Claro que aquel invierno se alcanzaron los 15° bajo cero. ¡Menudo recibimiento! 
Además de ir hasta allí para pasear por sus hermosas calles y visitar los saltos de esquí, que fueron sede de los juegos olímpicos de invierno de 1936, merece la pena dedicarle tiempo a los alrededores. Garmisch Partenkirchen (a la que llamaré GP a partir de ahora) es punto de partida para muchas excursiones dada su localización en los Alpes. Muy cerca se encuentra el lugar donde coger el teleférico que sube al Zugspitze, que con 2.962 m es la montaña más alta de Alemania.
Zugspitze visto desde el lago Eibsee
Tampoco queda lejos (unos 60 km) el más famoso de los castillos alemanes,  Neuschwanstein, al que de momento no voy a dedicar ninguna entrada pues ya hay mucho que leer sobre él. Como veréis en mis post sobre Alemania, la idea es ir ofreciendo destinos menos conocidos.
Yo os traigo tres excursiones que seguro gustarán a los amantes de la naturaleza. Se trata de: el desfiladero del Partnach (Partnachklamm), el lago Eibsee y el desfiladero del Leutasch (Leutaschklamm)

El desfiladero del Partnach (Partnachklamm)
Es el destino más cercano de los tres,  a su entrada se accede tras 30 minutos andando desde el aparcamiento del estadio olímpico de GP. Pero si no queréis pagar por dejar el coche, hay calles en las inmediaciones que no tienen parquímetro y serán solo 10 minutos más andando.
Entrada al Partnachklamm
La información sobre precios, horarios, mapas, etc. la tenéis pinchando aquí. Está en alemán, inglés, italiano y ruso. A fecha de este post el precio era de 4€ adultos y 2'50 niños hasta 17 años. ¡Atención! Si estáis alojados en un hotel o un camping de GP o alrededores, entonces habréis pagado ya la "Kurtax", algo parecido a un impuesto turístico y, en tal caso, tenéis derecho a que os descuenten 50 céntimos por persona y también a billetes de autobús gratis para la ciudad. El justificante debéis solicitarlo donde estáis alojados.
El desfiladero tiene una longitud aproximada de 700 metros y en su zona más alta las paredes llegan a alcanzar los 80 m de altura.

A lo largo del camino hay varios túneles perforados en la roca; en total hacen 247 m de túnel. Las aguas del río se ven increíblemente azules. Fijaos que fotos nos han salido simplemente con nuestros móviles.
Un paseo muy relajado que sin duda merece la pena si estás visitando la ciudad

El lago Eibsee
O mejor dicho el lago Eib, pues "see" significa lago en alemán.
Se encuentra a solo 10 km de GP y se trata de un lago de montaña, a los pies del Zugspitze.
Su localización, rodeado de bosques y con los Alpes como telón de fondo hacen de él un lugar idílico para dar un paseo.
Los tonos azules y verdes de sus aguas y las pequeñas islas que salpican su superficie aumentan esa sensación.
Y lo mejor de todo es que el Eibsee se puede rodear completamente sin gran dificultad. Este  puente (foto de la dcha.), que cruza un pequeño brazo del lago, permite que se pueda recorrer su parte más grande. El camino es de tierra pero en buenas condiciones. La vuelta circular son unos 7 km. Nosotros hicimos 11 porque en lugar de aparcar donde empieza la ruta, que son aparcamientos de pago, dejamos el coche en un área de la carretera; pero lo 4 km de más (ida y vuelta) fueron por un camino a través del bosque, no por la carretera. 

El desfiladero del Leutasch (Leutaschklamm)
Este desfiladero que atraviesa la frontera con Austria se encuentra a 30 km de GP. Se puede acceder a él por los dos extremos, en este enlace podéis ver los mapas. Nosotros fuimos caminando desde el pueblo de Mittenwald y nos ahorramos los 5 € del parking; es media hora más de andar pero lucía un sol fantástico, algo no muy habitual en los otoños e inviernos alemanes y pudimos disfrutar de estas vistas.
A la izquierda de la foto se ve el sendero que lleva desde Mittenwald a la entrada al desfiladero.
El Leutaschklamm posee dos recorridos, uno de unos 500 m que va por la parte baja y tiene acceso a una cascada. Esta zona permanece cerrada por precaución en los meses en que hiela, así que nosotros no pudimos hacerla. Y un recorrido que transcurre por arriba, a unos 75 m de altura sobre el río. 
Este recorrido es de unos 2 km, a los que hay que sumar el regreso (si no se quiere repetir se puede volver por el bosque)
El camino elevado está permanentemente abierto y el acceso es libre. El camino que va por abajo, como dije, está cerrado en la época de frío mientras pueda haber hielo o nieve. En este tramo se paga una pequeña entrada de 2 € adultos y 1 € niños.
Si te ha gustado este post seguramente te interesará conocer el desfiladero del Breitach (Breitachklamm) situado también en Baviera.

Comentarios