Gran Bretaña en autocaravana II: Durham-Muralla de Adriano-Edimburgo-Rueda de Falkirk-Lago Ness

Sigue nuestro viaje y nos adentramos por fin en tierras escocesas, donde empezaremos por visitar Edimburgo, capital de Escocia.
Si quieres ver el recorrido completo puedes empezar por el primer post, que contiene el mapa de la ruta y consejos para recorrer Gran Bretaña sin recurrir a campings.

Día 5 
Llegamos a Durham y buscamos una plaza donde aparcar (como es domingo no hay que pagar en los parquímetros); lo hacemos en la zona baja de la ciudad para no adentranos en el casco histórico con la AC.
A lo lejos, en lo alto, se ve la catedral. Tras un paseíto de menos de media hora llegamos hasta ella. Esta catedral, cuya construcción se inicio en 1093, fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1986.
También el castillo, que se encuentra muy próximo, fue nombrado con la misma categoría. 

Este castillo hoy en día forma parte de la universidad.






Tras la visita al casco antiguo, continuamos rumbo a la pequeña localidad de Hexham para ver un trozo la muralla de Adriano que se encuentra en las cercanías. 
En medio de la campiña, y no muy fácil de encontrar, divisamos por fin un cartel que nos indica que estamos ante un trozo de esta reliquia histórica.
La muralla de Adriano (Hadrian's wall) no posee un aspecto destacable, su valor como digo radica en su legado histórico. Este muro, construido a mediados del s.II por orden del emperador romano Adriano, atravesaba toda la isla extendiéndose desde el mar del norte al mar de Irlanda; su finalidad era proteger a las tierras del sur que constituían Britania y formaban parte del imperio romano, de las tribus que habitaban en el norte. La UNESCO la declaró patrimonio de la humanidad en 1987 como parte de las fronteras del imperio romano.
Camino de Edimburgo pasamos por la abadía de Jedburg y contemplamos sus ruinas desde fuera.
Llegamos a la capital de Escocia ya para la hora de cenar y nos dirigimos a un barrio residencial a las afueras; tras callejear un poco localizamos una calle cortada donde se puede aparcar sin quedar demasiado cerca de las casas, para no molestar a los vecinos. Allí pudimos dormir muy tranquilos.

Día 6
Tras desayunar, nos movemos para buscar algún sitio donde aparcar que no esté muy alejado del centro de Edimburgo y que tenga algún medio de trasporte cerca, lo conseguimos en Pennywell road. Allí cogemos el autobús 37 que nos lleva al centro.
El día completo lo dedicamos a pasear por esta hermosa ciudad que fue declarada en 1995 patrimonio de la humanidad.


La Royal Mile (milla real) es la calle que une el palacio con el castillo, es la zona más importante de la "ciudad vieja". Tiene una distancia aproximada de 1800 m, lo que equivale a una milla escocesa, de ahí su nombre. Gran parte del recorrido es peatonal. El castillo, en lo alto de una colina, se divisa desde casi toda la ciudad.



Nosotros no lo visitamos por dentro debido a las interminables colas que había para entrar. 

Sin embargo pasamos largo rato en Calton Hill, una colina llena de monumentos y desde la que se divisan unas preciosas vistas de la ciudad.


Este fue el lugar favorito de mi hijo, pues aquí pudo desfogarse de tanta ciudad, corriendo y saltando.
 

Terminada la visita, nos movemos unos 60 km hasta Falkirk wheel (un ascensor de barcos) y en su aparcamiento, por aquel entonces gratuito, hacemos noche.



Día 7
La rueda de Falkirk (Falkirk wheel) es un ascensor para barcos que salva una altura de 24 metros existente entre dos canales. Tiene la particularidad de ser el primer ascensor rotatorio para barcos.
Para verlo funcionar montamos en el barquito que se coge en el canal de abajo y sube, gracias al ascensor, hasta el canal superior.
Esta es la vista desde la cestilla del ascensor una vez arriba.


Durante el proceso nos iban explicando en inglés todo el mecanismo y otras peculiaridades del sistema.

Nuestra siguiente parada es el centro de interpretación del Lago Ness. La visita al museo nos resultó muy interesante; tenía una parte como interactiva y un poco tenebrosa, pero sin asustar, que a mi hijo le gustó mucho y también nos pusieron un documental muy interesante explicando toda la leyenda entorno al monstruo del lago, los estudios e investigaciones que se han llevado a cabo al respecto y las explicaciones científicas de porqué no puede habitar en el lago ningún ser de las dimensiones de Nessi, por muy romántico que pueda sonar.



Uno de los submarinos utilizados para buscar a Nessi

Para terminar el día nos dirigimos hasta las ruinas del castillo de Urquhart a los pies del lago y lo observamos desde lejos (aquí te cobran por entrar en todas partes)

La noche la pasamos en una zona de bosque cerca del canal de Caledonia.

Seguir viaje por las estrechas carreteras del norte de Escocia y sus espectaculares paisajes.

2 comentarios:

  1. Edimburgo nos encantó. Nos parece una ciudad muy bonita y llena dehistoria ^_^
    EL muro de Adriano es un lugar, que por historia, me atrae...a ver si nos acercamos algún día ;)
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusto mucho Edimburgo, no solo por lo bonita que es la ciudad sino también por la situación geográfica en que se encuentra, llena de colinas que permiten unas vistas fantásticas y esas cortadas tan espectaculares que hay frente a ella. Gracias por tu comentario. Un saludo :)

      Eliminar