Consejos para visitar los mercadillos de Navidad en Alemania

Los mercados de Navidad (Weihnachtsmarkt) son una tradición muy arraigada en Alemania. No hay ciudad por pequeña que sea que no tenga su mercadillo navideño y en las grandes urbes como Berlín, Múnich o Hamburgo se pueden encontrar repartidos por los distintos barrios.
 
Bienvenidos de corazón al mercado navideño de Ulm
Voy a daros unos consejos para disfrutar plenamente de estos lugares, en base a lo que yo he aprendido desde que vivo en este país.


No planees tu viaje para Navidad, será demasiado tarde

Igual os he dejado con los ojos como platos, pero así es, los mercadillos acaban justo antes de que comiencen las fiestas navideñas. No hay una fecha fija, pero casi todos se inauguran la última semana de noviembre y finalizan entre el 22 y el 24 de diciembre.
Mercadillo de Navidad en Berlín
Estas fechas vendrían a corresponder aproximadamente con el Adviento, que se celebra los cuatro domingos anteriores al día de Navidad. Aunque el motivo exacto de porqué ya no hay mercados justo cuando empiezan las fiestas no lo tengo claro. Una vez pregunté a una señora de aquí y me dijo que era porque los mercados eran para divertirse y salir con los amigos y las fiestas de Navidad para el recogimiento y estar con la familia, no sé si esta sería su versión o la realidad, pero suena plausible que en su origen este fuese el motivo. 
Mercado de Navidad de Ulm
Así que ya sabéis, si os gusta el ambiente navideño y queréis visitar Alemania, tendréis que coger unos días de vacaciones anticipados.
 
Mercadillo en Esslingen am Neckar
Ven con el estómago vacío

En los mercadillos en Alemania puedes encontrarte dos tipos de puestos, los de comprar, como ocurre por ejemplo en España, y los de comer y beber. Pero sin duda los que gustan a los propios  alemanes son los segundos.

Donde veas aglomeraciones de gente es que venden comida o Glühwein
Nada más entrar en el mercadillo los olores a comida te invadirán y te entrarán ganas de probar algo, por eso mejor venir con espacio en el estómago  ;) 


En todo mercado de Navidad encontraras múltiples puestos donde comprar los platos típicos de la zona y, por supuesto, las tradicionales salchichas alemanas.

Currywurst
Nuestro plato favorito es el Currywurst, con o sin patatas fritas.  Se trata de una salchicha troceada y cubierta por una salsa hecha de ketchup y curry. Es originaria de Berlín, pero se encuentra por toda Alemania.
También encontrarás muchos puestos  de cosas dulces, seguro que no faltará alguno de crepes, el de gofres que aquí se llaman Waffel, los de frutas cubiertas de chocolate (a los alemanes les encanta poner chocolate a cualquier fruta), los de gominolas y los de dulces alemanes típicos de Navidad que no tienen nada que ver con los españoles.


Tienes que beber al menos una vez Glühwein

Si quieres sentir la auténtica Navidad alemana no puedes dejar de probar lo que realmente mueve a los alemanes a los mercadillos de Navidad, que es, más que comer (que también), beber Glühwein.
  


El Glühwein es vino caliente con especias. Si eres un purista del vino igual te parece una aberración, pero es lo que toca si quieres empaparte del  espíritu del Weihnachtsmarkt. A mí no me va el vino, ni frío ni caliente, en general no bebo alcohol, si también es tu caso o vienes con niños, puedes pedirte la versión infantil que en vez de hacerse con vino tinto lleva zumo y se le llama Kinderpunsch Glühwein. Es la bebida perfecta para calentarse las manos en un frío día de otoño.

Esslingen am Neckar

El Glühwein siempre se sirve en una taza navideña, cuando te lo acabes puedes entregar la taza y te devolverán el dinero que cuesta, que suele ser  2 o 3 euros.
Pero  si te gusta puedes quedártela como recuerdo de tu visita, generalmente están decoradas con motivos de la población concreta donde estés, algunas incluso llevan el año porque cada Navidad cambian y la gente las colecciona. 

No olvides recuperar el dinero del "Pfand"
Con mucha frecuencia vemos extranjeros que tras comer dejan sus platos en las mesas de madera que hay dispersas por el mercadillo para comer (de pie) o tiran a la papelera la botella de plástico de ese refresco que se compraron. ¡Ojo que puedes estar perdiendo un montón de dinero! Cuando pides una comida, en el precio te cobran también lo que se denomina "Pfand" por la vajilla, generalmente son 50 céntimos por cada pieza (cada plato, tenedor, etc.) Al terminar los devuelves y recuperas ese dinero. Lo típico es que el puestecillo tenga una ventanita aparte, normalmente en un lateral, para la devolución, no es necesario esperar de nuevo la cola de los que están pidiendo. Lo mismo ocurre con las botellas de plástico, también tienen Pfand.
Si quieres comprar artesanía navideña prepara la cartera
Como dije los mercadillos alemanes tienen dos tipos de puestos, los de comida, que en general sale muy económica y los típicos que venden objetos de navidad, pero con estos pasa todo lo contrario, generalmente son muy caros. Un pequeño adorno de madera para colgar del pino te puede costar fácilmente más de 10 € y te encontrarás muchos objetos que superarán los 100 €. Lo mejor es no comprar nada hasta que no se haya recorrido todo el mercado mirando cada puestecillo. Existen marcas típicas que ponen puestos tan sofisticados que a veces son como una tienda con sus cuatro paredes y sus escaparates, estas suelen ser las más caras.

Mi consejo es que compréis fuera del mercadillo; en estas fechas se pueden encontrar objetos típicos de Navidad muy bonitos en cualquier supermercado, bazar, etc. y diez veces más baratos.
Casitas típicas con las que montar pueblecitos navideños
Disfruta de un paseo por todos sus rincones
Además de estos consejos, que valen para cualquier mercadillo que visitéis en Alemania, luego están las peculiaridades de cada uno y la mejor forma de descubrirlas es dedicando un rato a pasear por todas sus callecitas.
En Esslingen am Neckar, por ejemplo, tienen la originalidad de mezclar el mercado navideño tradicional con un mercado medieval.
Noria de tracción manual para los peques en el mercado medieval navideño de Esslingen
Hay mercados que se centran especialmente en la decoración. Algunos tejados son espectaculares.
 
Mercado de Navidad de Stuttgart
Tejado de una de las casetas en el mercadillo de Stuttgart
Esslingen am Neckar
En las grandes ciudades, como Berlin, encontrarás también todo tipo de atracciones, como la noria.
Alexanderplatz (Berlín)
Y por supuesto, decoración navideña por doquier.

 
 
Postdamerplatz, Berlín (Sony Center)
Y por hacer un poquito de promoción a Ulm, la ciudad que me ha acogido (ya os hablaré de ella más a fondo porque es preciosa)

Aquí encontraréis una zona infantil con escenas de cuentos que los pequeños pueden recorrer subidos a caballo a un trenecito de vapor, una pequeña maqueta con trenes eléctricos en movimientos y un tiovivo. Y todos los años una firma de vidrio soplado monta un escenario donde hace demostraciones de cómo crean las figuras de cristal.   



Además, aquí el mercadillo está situado a los pies de la catedral más alta del mundo.

Solo me queda desearos ¡Feliz Navidad!

Comentarios